7 malos hábitos informáticos que te hacen menos productivo

Estimated read time 7 min read

¿Tiene problemas de productividad? Familiarícese con los malos hábitos informáticos que pueden estar frenándole y descubra cómo deshacerse de ellos. Si consigues trabajar más rápido, ahorrarás tiempo que podrás dedicar a la familia, los amigos y otras actividades.

Hablando de tiempo y productividad, es probable que tus hábitos informáticos influyan directamente en tu productividad. De hecho, algunos de estos hábitos también pueden tener un efecto perjudicial en tu salud física.

Basta de cháchara, echemos un vistazo a algunos de los malos hábitos informáticos a los que deberías prestar atención y abandonar para recuperar tu productividad y buena salud.

Navegación web sin sentido

Que levante la mano quien esté buscando algo específico en Yandex o Google y acabe haciendo clic en artículos similares. Acabas perdiendo horas leyendo artículos irrelevantes y viendo vídeos completamente irrelevantes para la tarea en la que estás trabajando.

Pero navegar por Internet no tiene nada de malo si lo haces a propósito y durante tu tiempo libre.

Lo peor de estas sesiones inútiles es que no siempre te das cuenta del tiempo que pasas navegando un artículo tras otro. Por no hablar del tiempo que se tarda en volver a centrarse en la tarea después de una distracción.

Afortunadamente, hay varias extensiones de navegador que puedes utilizar para bloquear las distracciones, como StayFocusd. Esta extensión de Google Chrome limita el tiempo que pasas en determinados sitios web, y puedes personalizarla según tus necesidades.

Desorden en las pestañas del navegador

El resultado de estas sesiones de navegación sin sentido es también que a menudo tienes una docena de pestañas abiertas. Lo más probable es que ésta sea tu forma particular de guardar artículos interesantes para leerlos más tarde.

El problema es que demasiadas pestañas abiertas en tu navegador cargan tu memoria RAM ya que ocupan parte de la memoria RAM disponible.

Incluso puedes experimentar congelaciones del navegador, lo que puede afectar a tu rendimiento. Aunque a veces puedes tener una buena razón para mantener decenas de pestañas abiertas, como cuando buscas un proyecto, en otros casos cerrar algunas de ellas puede ayudar a mejorar el rendimiento de tu ordenador.

También hay mejores formas de hacer un seguimiento de los artículos interesantes, como utilizar extensiones del navegador para guardarlos. También puedes utilizar gestores de pestañas para organizar y poner orden en las pestañas abiertas.

Desorden en el escritorio

Si tu escritorio es como un campo de batalla, puede resultar difícil encontrar el documento que necesitas.

El escritorio es un lugar práctico para guardar archivos y acceder a ellos con rapidez, pero un exceso de desorden puede ser contraproducente. Al igual que ocurre con el espacio de trabajo físico, el objetivo es mantener el escritorio despejado y organizado para maximizar la productividad.

Aunque no existe un método único para organizar el escritorio, hay algunos consejos básicos que puedes seguir para gestionar y organizar tus archivos.

Para empezar, elimina los documentos innecesarios, desinstala las aplicaciones que no utilices y vacía la papelera de reciclaje. Además, también puedes crear carpetas para almacenar archivos similares y anclar a la barra de tareas las aplicaciones que utilizas con más frecuencia.

No olvides tampoco elegir el fondo de pantalla adecuado para que tu escritorio tenga un aspecto más bonito y atractivo.

Demasiado tiempo frente a la pantalla

Casi todas nuestras actividades diarias implican el uso de una pantalla, ya sea el ordenador, el smartphone o la televisión. Como resultado, es posible que pases demasiado tiempo frente a una pantalla a lo largo del día, lo que puede tener un impacto negativo en tu salud y productividad.

Por ejemplo, la luz azul emitida por los dispositivos electrónicos puede reducir la producción de melatonina antes de acostarse, una hormona que ayuda a conciliar el sueño. Esto reduce la calidad y cantidad de tu sueño, lo que puede afectar a tu productividad.

Considera la posibilidad de mantener el smartphone o el ordenador lejos de la cama, o limita el tiempo que pasas antes de acostarte.

Además, pasar largos periodos de tiempo delante de una pantalla puede provocar fatiga con síntomas como dolores de cabeza, visión borrosa, ojos llorosos, etc. Para contrarrestarlo, puedes crear recordatorios de descanso cada hora mediante distintas apps o programas.

También merece la pena ajustar el brillo de la pantalla instalando filtros de pantalla especiales para la noche.

Posturas de trabajo inadecuadas

La postura al sentarse y la posición en el escritorio son importantes para trabajar cómodamente. Adoptar una postura incorrecta porque parece cómoda es un mal hábito que puede provocar fatiga, dolor de cuello y disminución de la productividad.

Por eso, si pasas mucho tiempo sentado frente al ordenador, debes intentar mantener una postura correcta para mantener sana la columna vertebral.

Puedes empezar por mantener los pies en el suelo y las rodillas en ángulo recto. Además, mantén la espalda recta y los hombros relajados cuando estés sentado frente al escritorio. Otra forma de mantener una postura saludable mientras trabajas es comprar una silla cómoda y ajustable que proporcione un apoyo adecuado para la espalda.

Por último, ajuste la altura del monitor del ordenador o de la pantalla del portátil para que sus ojos estén al mismo nivel que la parte superior de la pantalla cuando se siente. Esto le permitirá mantener una postura natural cuando mire la pantalla.

Revise y responda al correo electrónico según un horario

Al igual que otras formas de comunicación, el correo electrónico está diseñado para ayudarte a ser más productivo, no para ralentizarte.

Por lo tanto, es probable que su productividad se vea afectada si está constantemente comprobando y respondiendo a los correos electrónicos a medida que llegan durante la jornada laboral, ya que tendrá que alternar constantemente entre su bandeja de entrada y sus tareas principales.

Sin embargo, esto no significa que deba ignorarlos por completo. Para maximizar la productividad al tiempo que mantienes el control de tus correos electrónicos, puedes crear franjas horarias específicas a lo largo del día para comprobarlos y responderlos. Por ejemplo, una vez por la mañana y otra por la tarde.

También deberías considerar la posibilidad de personalizar las notificaciones de correo electrónico de acuerdo con este horario. Además, utiliza filtros y reglas de correo electrónico para organizarlos automáticamente, asignándolos a carpetas específicas de acceso rápido, si es necesario.

Usar el ordenador en la cama

Este mal hábito no sólo reduce tu productividad, sino que también afecta negativamente a tu postura y al rendimiento del propio ordenador.

Como puede adivinar, su cama no es el mejor lugar para trabajar con el ordenador, ya que tendrá la tentación de descansar y relajarse mientras trabaja, lo que puede provocar una disminución de la productividad.

Además, estar tumbado o sentado en la cama durante largos periodos de tiempo puede provocar dolores de cuello y espalda. Esto también puede afectar a la calidad de su sueño a largo plazo.

Por último, colocar el portátil sobre superficies blandas como la cama puede hacer que los componentes se sobrecalienten, reducir el rendimiento o dañar algunos elementos importantes.

Para aumentar la productividad y proteger el ordenador, lo mejor es crear un espacio de trabajo ergonómico y cómodo, para trabajar de forma productiva en casa.

Conclusión

Deshazte de estos malos hábitos informáticos para aumentar tu productividad.

Si necesitas tu ordenador para ser productivo, desarrollar buenos hábitos y evitar los malos son normas vitales para maximizar tu productividad.

Seguir nuestros consejos anteriores es un buen comienzo para mantener buenos hábitos en el ordenador y aumentar tu productividad. También deberías plantearte cambiar algunos de tus hábitos con el smartphone y tomar medidas para limitar su impacto negativo.

También le puede gustar

Más del autor

+ There are no comments

Add yours